Wolfest 2011, balance de un año de prometedoras ideas

Terminó Wolfest 2011, con casi 50 fechas en toda España, y aunque nosotros desde este periódico, como medio oficial, sólo nos circunscribiéramos a Madrid, con sus 17 fechas a lo largo del año, también se ha hecho intenso, por lo que aunque sólo hablemos de estos participantes, la tarea de recordar se convierte hercúlea. Convertido en Maestro de Ceremonias, por obra de Antonio Villar, ideólogo de este asunto, primero ocasional y más tarde permanente, mi posición consistió en animar el cotarro mientras explicaba a un público bastante cambiante (pocos se quedaban a ver al resto de los concursantes, la verdad), los premios que se estaban dando, cómo se hacían las diferentes votaciones y unas pequeñas instrucciones sobre su misión, pues alguna entrega la otorgaban ellos con sus aplausos y jaleos debidamente contados en forma de decibelios por un sonómetro.


Y como esto tiene mucho de rock ‘n’ roll, pues mi actitud fue acorde, así que os imaginaréis que en estos meses me ha pasado de todo. Días para olvidar, días para recordar siempre, días de resaca, días para emborracharse incluso o días para estar taciturno. Por mi parte hubo caídas, olvidos, risas, mucha gente conocida (Madrid es un pañuelo si te dedicas a esto de la música independiente) y mucha gente a la que conocer. También vi bandas montadas para tocar ese mismo día, bandas que allí se separaban, gente que era la primera vez que subía a un escenario, hasta uno que se fue por un parto, grupos que venían de toda la geografía española, de Melilla a Santander, con muchos manchegos y algún andaluz con autobuses fletados para la ocasión, vi muchas bandas que no lo tenían nada claro, y otras tantas por las que mereció la pena todo esto. Yo espero haberlo hecho lo mejor posible y a las bandas que hayan pasado y lean esto, como siempre les he dicho, lo primero que disfruten y lo segundo que pidan ayuda y consejo, a mí, a Antonio o quien sea, pero que no gasten todo su dinero y su ilusión a las primeras de cambio, por favor.


Me quedo con dos detalles, no pequeños, y fundamentales de todo este Cristo que hemos montado. El primero, pocas veces he visto el currazo que se han dado los técnicos (tanto de Wolfest, como de Heineken y Joy Eslava). Pocas veces nos retrasamos más de 15 minutos, con 10 bandas y sus cambios de backline, es de chapeau, felicidades al equipo humano de las salas, que nos lo han hecho muy fácil. Y segundo, aunque me quedo con el sabor amargo de no haberles dado algún premio a unas 4 ó 5 bandas en este año que me gustaron, me voy con la satisfacción de haber dado alguno a casi todas las que merecieron la pena. Ha habido un gran consenso.


¿Cómo resumo más de 160 bandas? Aunque el mes que viene completaremos todos los ganadores (faltan Gibson y Sennheiser aún), os apuntaré una serie de nombres a los que creo que hay que darles una oportunidad para que sigan creciendo porque apuntan muchas maneras. Muchos muy jóvenes, con la mayoría de edad recién cumplida y todas las ganas de comerse el mundo. Primero Mayhem Boulevard, Bultur o Scapeless, con quien he tenido la suerte de repetir grabando en las sesiones de Sennheiser, los tres brillan con luz propia. Quiero recomendaros la brutal voz femenina de Pepper & The Stringalings, el descubrimiento sin duda de la edición. Hubo muchas bandas metaleras, con nombres sólidos como Baphomet, Soma’s Cure, Atmosphere Grey, Overdown, Malleficarum o Road Down, punk como el de las Vecchias, rock ‘n’ roll con aroma clásico de la mano de Electric Fence o el Ginkgo Biloba, o los tintes techno con nombres como Aliasing, últimos ganadores, Sweet Hard, o Mirror’s Frequency.

Son muchos y los estoy diciendo echando un liviano vistazo a hojas pintarrajeadas, perdón que me dejo alguno, seguro. Me vienen conciertos maravillosos, como el de o’Qpas o The Banditsroots, buenas actuaciones como la de The Monkey Company, The New Cossacks, o elegantísimas como la de The Rus Blues Band. Hubo fusión con Soulé, Karaemba y el rap de 935. El día que fallé, el segundo, me hablaron bastante bien de Street Wings y Red Lights, más pop-folk, con ellos cierro hasta Wolfest 2012. Rubén González. wolfestmusic.com

Fotos oficiales Wolfest: MKM Fotografía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *