Vetusta Morla. Un año después de La Deriva

vetusta morlaLa buena estrella de Vetusta Morla no deja de brillar. Publicaron “La Deriva” hace un año y todo ha vuelto a ser elogios y felicitaciones para ellos. Fue un disco más directo, más potente, más comprometido socialmente, y el público volvió a posicionarse de su lado. Este mes de abril arranca una pequeña gira de aforos grandes que ofrecerá a sus seguidores un show inolvidable, motivo por el cual nos reunimos con Juanma Latorre, guitarrista, para hacer balance del que ha sido uno de sus mejores años.

 

Ha pasado un año de la salida de vuestro último disco, “La Deriva”. ¿Qué reflexión hacéis? ¿Lo que pensabais se ha confirmado o ha cambiado?

No sabemos cómo se percibirá desde fuera, en mi opinión la vigencia de lo que contábamos y de los propios textos del álbum ha ido a más. No tanto porque haya cambiado la situación ya que aproximadamente es la misma, sino porque una cosa que hacíamos inconscientemente, desde las tripas, de repente conectó con la realidad. No sólo en las cuestiones políticas y sociales, sino en las cuestiones más emocionales. Nuestra intuición de alguna manera nos ha dado una certeza, se ha corroborado. La conexión de este disco con la gente ha sido mucho más directa que los anteriores.

 

Des de ese punto de vista, vuestro debut “Un día en el mundo” tocó el lado más emocional y este ha sido más visceral, más urgente.

Sí, fue muy soñador también, está claro. La identificación con las canciones ha sido mucho más directa, más rápida, no como en “Un día en el mundo” que fue poco a poco.

 

Nacho Vegas se ha quejado mucho de una escena indie individualista y apolítica. Vosotros os mojáis, apoyando el 15-M o criticando recientemente la censura a Soziedad Alkoholika, ¿la gente lo valora?

Me temo que no, no solo no se valora, sino que es un hándicap. Pero nosotros como ciudadanos creemos que tenemos que hacerlo. Nuestra conciencia así lo dicta aunque tengamos una proyección pública. Pero es al revés. Mismamente con lo de Soziedad Alkoholika hemos tenido muchos palos, por significarte en algo que no es una línea política ni un planteamiento ideológico, sino a favor de un derecho básico como es la libertad de expresión. No es fácil significarse políticamente.

 

Hablabais el año pasado de que se avecinaba un cambio. Sin entrar en partidos políticos, de pensar que estábamos a las puertas de un cambio, el sistema plantea una fórmula en la que todo cambia para que todo siga igual. ¿Cómo lo valoráis?

Te hablo a título personal ojo, que a lo mejor mis compañeros piensan otra cosa. No represento en esto a Vetusta Morla. Yo estoy desencantado con este cambio y contra-cambio. Estoy decepcionado con la traslación de un impulso ciudadano de cambio que es a lo que nos referíamos en su momento, con su origen en el 15-M, al juego de la democracia representativa que por suerte es el sistema que tenemos. No me está convenciendo del todo. Quizás este juego tiene unas reglas que son en sí medidas perversas, y están contaminadas por muchos intereses. Llámame idealista, pero ese impuso puro, inocente, de que las cosas vayan a mejor, y montemos un sistema más justo, no se traduce de forma muy limpia al Juego de Tronos, llamémosle así.

 

También el año pasado decíais que “La Deriva” era un disco paréntesis, ya que veníais de hacer crac. La verdad es que con lo fuerte que ha pegado, el paréntesis resultó el anterior, “Mapas”, ya que “La Deriva” guarda muchas similitudes con “Un día en el mundo”.

Ese crac no fue un mensaje tan apocalíptico, era una idea más general, sobre un cambio de rumbo respecto a algo para lo que no estabas preparado. No sólo a nivel político, sino en nuestro caso a nivel personal, familiar… vital en definitiva. El escenario donde se sitúan las canciones sí representa un paréntesis, no tanto el disco.

 

Pasar del ninguneo absoluto a ser considerada la banda del milenio por algunos, desde luego sí te puede remover los cimientos, pero para vosotros da la impresión de que ese cambio queda lejos, ¿no? Esas sensaciones deberían haber salido en “Mapas”

Lo del milenio… qué vergüenza sí, jaja. Esas sensaciones aparecieron en “Mapas”, pero el momento en que las digieres en forma de canciones es a posteriori. También hay algo tiene que ver de la intrahistoria de la banda. Emociones que terminan saliendo aunque a nosotros nos pille ahora en una peli completamente diferente.

 

Creo que vuestro éxito se basa en el triunfo del tesón, la constancia y la amistad, tres valores que os han traído hasta aquí.

Muchas gracias. Creo que por encima de cualquier otro, son esos que mencionas tú. Vetusta Morla es algo más grande que la suma de nosotros seis. Vale seis millones, la conjunción de esos tres factores hacen que funcione esto. Yo añadiría un cuarto, la honestidad. Todo lo que hacemos es porque creemos en ello. Sin poses, por más que alguien piense que eso ha cambiado. Nuestro éxito radica en hacer canciones juntos y poder compartirlas con la gente. No nos hemos dejado la honestidad por el camino, queremos creer que es así. No somos grandes músicos, ni grandes compositores por separado… pero cuando nos juntamos sucede algo mágico. No sólo entre nosotros, sino que se contagia con la gente que está enfrente de nosotros.

 

Hablas de honestidad. ¿Cómo se rechaza ‘un contrato millonario’? Porque sé que lo habéis hecho…

Pues diciendo nooo, jejeje. No hemos rechazado grandes cosas, y tampoco se nos ha acercado nadie. Cuando éramos pequeños ya rechazamos cosas pequeñas, y ahora que somos más grandes ni siquiera se acercan porque ya saben la respuesta. Hubo ofertas no sólo en cuestiones discográficas, también de ponerte en determinadas situaciones, de publicidad, de sintonización de tus canciones en series de televisión… siempre hemos tratado esto con mucho cuidado. Sólo hemos querido hacer cosas que nos hicieran especial ilusión, y nos hicieran sentir cómodos. Lo que hace que rechacemos el 95% de las ofertas de este tipo que recibimos. Pero he de decir que lo hemos tenido fácil, ninguna vino con un reporte económico fuerte. Todavía no nos han puesto el maletín jejej, pero el fajo, al menos ya lo hemos rechazado jeje…

 

Vuestro apoyo a la ciudad de Lorca tras el terremoto fue emocionante…

Esas cosas lo hacen las personas que lo tienen a su alcance. Eso no nos hace especiales. Gente en voluntariados, gente que cede su sueldo a proyectos solidarios… a nosotros se nos reconoce más porque tiene cabida en los medios de comunicación. Pero hay mucha gente haciendo cosas interesantes. En nuestro caso, lo de Lorca… pues nos lo pide el cuerpo hacer, y hemos tenido una suerte inmensa. Cuando no solamente tienes la oportunidad de hacer algo que tu conciencia te pide hacer sino que encima incluye una experiencia artística importante, como es lo de tocar con una Orquesta Sinfónica, no te puedes negar.

 

Creo que ahora para vosotros empieza una parte bonita. Tras la vorágine del año pasado con el lanzamiento, las giras y la promoción, ahora tocan pocas fechas señaladas en recintos más grandes, muy bonitas. Las cosas van a otro ritmo…

Es muy refrescante e ilusionante. Esta charla por ejemplo, al no estar incluida en el proceso de promoción es como más divertida, te sales del carril. Y ahí siempre descubres cosas nuevas. Estos próximos cinco conciertos en recintos grandes tratan de demostrar quiénes somos en 2015, y recuperar canciones antiguas y traerlas al presente. Es muy emocionante, pero también trabajamos como descosidos.

 

¿Ha habido algún pero?

Pues difícilmente, a ver… detalles y cosas por mejorar, siempre hay, pero algún pero importante, una espinita que sea un puñal.. yo no he sentido nada así, la verdad. Afortunadamente. Obviamente hay sinsabores y mucho esfuerzo, pero no nos podemos quejar. No es un camino de rosas pero tampoco lo es la vida de nadie.

 

A mí el disco me hubiera gustado que no hubiera sido tan largo, que fuera más directo, más rupturista. Sí creo que este disco cierra forzosamente una etapa, una trilogía muy buena, pero también creo que el próximo trabajo tiene que suponer un reto nuevo.

Yo estoy de acuerdo la verdad, pero es mi opinión personal. Respecto a lo primero, a mí me gustan de por sí los discos cortos también, más contundentes… y los míos no lo son jajaja, pero en serio, pienso que están bien equilibrados. Sí que siento yo también que después de “La Deriva” toca hacer una reformulación y cambiar de ciclo. También pienso que forman una trilogía, pero esto es un trabajo grupal, en el que hay que sintonizar cómo nos sentimos seis personas muy diferentes. Cuando termine “La Deriva” nos sentaremos y hablaremos mucho. Ha habido algún conato… pero aún tenemos pendiente ‘La Conversación’.

 

¿Qué piensas de revistas interactivas y volcadas a las nuevas tecnologías como Unbreak?

Las valoro como algo muy positivo, un formato muy interesante que pueden venir de alguna manera a romper con cierto bloqueo que parece que hay en el mundo editorial. Se dejan de vender revistas y periódicos… creo que informarse por las redes sociales está empezando a estar agotado, porque siempre es lo mismo… entonces de repente que exista un nuevo formato que se integra en los dispositivos que tenemos todos los días en la mano y que te presenta los contenidos hechos de determinada manera por profesionales, creo que le dan un plus. Me parece muy positivo. Las redes como interacción entre seres humanos me parecen fascinantes, pero que sustituyan los medios de comunicación de profesionales no tanto.

Y para terminar, ¿Cómo hacéis Unbreak?

Buff ya ni me acuerdo jajaja. Físicamente sí, estando tranquilo en casa o haciendo un viaje que te lleve a vivir otras experiencias diferentes. Pero mentalmente, para mí no hay nada como la playa. Cualquier tipo de playa, pero de estas de que te aburres de playa del tiempo que allí te tiras. Que te sale la arena por las orejas pero que no piensas ni moverte… Es una paz absoluta.

 

 

*** entrevista realizada para la revista digital e interactiva para iPad y tablets Unbreak

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *