Tulsa, canciones de amor y muerte

El 18 de noviembre podremos ver la banda de Miren Iza en el Teatro Lara, presentando Espera la pálida (Subterfuge, 10), su segundo trabajo publicado a primeros de año. Diez historias de muerte, de noche y oscuridad que se despegan del folk-rock fronterizo que mandaba en  Sólo me has rozado (Subterfuge, 07) y donde tienen cabida adaptaciones de Dylan Thomas (Aniversario de boda) o influencias del rock sinfónico de los 70’s (Tus flores). “Sí es cierto que cambió el proceso de composición, pero no creo que haya tanta diferencia”. Ahora que ha pasado el tiempo, al calor de unas cervezas, Miren analiza cómo ha transcurrido este 2010. “No lo vi como una apuesta aunque ahora sí tengo otra pespectiva. En realidad ves una evolución bastante lógica. Me quité las obligaciones formales impuestas por el grupo, la presión de presentar el primero y el qué dirán. Las letras son más complejas y aunque a la gente no le entra de la misma manera, me apetecía ir por ahí”.

UNA GIRA EN DOS ETAPAS
Si a otros artistas les preocupa más un segundo trabajo, el mantenerse, la suya fue una diferente actitud. “En mi caso fue más relajado, yendo hacia un lado menos accesible también te quitas presión. Aunque al principio si te soy sincera, esperando la reacción de la gente, íbamos un poco temerosos, la gente estaba muy expectante y te decías, joder, a lo mejor me he pasado de chunga. Pero hemos ganado confianza”.
Tan cierto es, que está convencida que el concierto despedida de los Martes al Sol (en la sala El Sol en junio) fue un punto de inflexión. “Fue el inicio, donde empezamos a estar muy a gusto con las canciones nuevas. Veníamos  con la deuda del anterior, que era más fácil, con el público muy cómodo con esos temas, y era una sombra muy alargada. Nunca lo había vivido así. Hasta ahora era salida de disco, gira y ya está. Esta vez como que hay una segunda etapa”.

MOMENTOS OSCUROS
Las letras de Tulsa duelen. Son muy íntimas, desgarradoras, que hablan de pérdidas dolorosas. ¿Qué hay de todo ello en Miren? Ella se sincera: “Aunque sean muy tristes, tampoco las veo tan dramáticas, no me considero una ceniza. De hecho el drama me vino después de grabar el disco. Piensas que eres inmortal, imbatible, que puedes con todo y de repente no, hay momentos malos, y hacer una canción nueva me ayudaba a incorporar más dolor. Cuando estoy jodida no puedo hacer nada. Lo último que quieres es escribir y cuando lo haces es una mierda. Lo pasé mal este año, pero creo que ya está saliendo material nuevo, cosas que valen dentro de mi caos y que parecen más esperanzadoras”. Si todo apunta a que empieza a gestarse un nuevo trabajo, más importancia cobra la fecha del Lara: “Merece por toda la carga emocional que ha habido. Se merece algo muy cuidado y quiero intentarlo. No soy conformista”.

www.myspace.com/lavenganzadetulsa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *