Low Cost (I) calienta motores

Si el año pasado volaron definitivamente los pajaritos y el Festival de la Canción, este año Low Cost Festival (LCF) ha conseguido colarse de lleno en el pelotón de cabeza de los festivales veraniegos. La falta de los grandes nombres, habituales en otros macro eventos, la suple con sobradas creces con un cartel completo y variado, y un buen hacer sobre el terreno. Para rematar, una asistencia de público, ideal, con mucha peña pero sin agobios, césped, precios populares y un clima cojonudo a medida que avanzó la noche. Sigue leyendo