McEnroe: “Una orilla es un referente para no perderte”

Otro paso más y McEnroe se consolida como una de las propuestas más sólidas que llega del frío norte (Getxo). No necesitaban hacerlo, tras publicar un exitoso Tú nunca morirás (09) ya se habían consolidado en la escena, pero su cuarto disco, Las orillas (Subterfuge), es un alegato nostálgico, oscuro y profundo, al pop de detalles, de arreglos cuidados, de alejarse de modas y referentes para sonar definitivamente a uno mismo, un disco a ratos doloroso, que habla de pérdidas, y como dicen ellos, de encontrarse muy perdidos: “Las orillas vienen del disco anterior, viene de estar muy perdidos, incluso a nivel de letras. Queríamos enfocarlo así, entendiendo las orillas como referente, como algo que tener cerca, como un sitio del que no alejarse. Supongo que es muy complicado que se junten todas las piezas para estar bien”, reflexiona Ricardo, miembro de la banda. Sigue leyendo

M-Clan plays soul

Para no ver el final (Warner) es el nuevo trabajo de M-Clan. Un acojonante mapa sonoro de la América negra de los setenta, sublime. Dos pinceladas: el arranque de Calle sin Luz o la intensidad de Se hizo de noche cuando te conocí, en sus palabras “un blues menor a lo ZZ Top, Deep Purple, Led Zeppelin… tiene esa esencia, es para amantes de rock clásico, no es un tema fácil”. Y sin embargo cala dentro… como el resto de las canciones que componen este disco, de lo mejorcito de su carrera y en el que le dan una tuerca al soul que siempre estuvo en su firma. “Claro, siempre ha habido esta influencia del blues, del soul, del rock de los 70’s. Nos gusta mucho la metáfora de que M-Clan es un amplificador con varios botones, rock, pop, country, soul, hard rock y siempre vamos jugando con esos volúmenes. En este hemos subido el del soul, hay mucha influencia, muchos arreglos de vientos, nos dejamos llevar por ese sonido, y  creemos que hemos conseguido algo bastante sólido”. Sigue leyendo