Luis Brea, Acústico y caústico punk

Algo se va a mover en la escena indie, y seguramente más pronto de lo que algunos creen, pues hay señales de hastío, de aburrimiento, con el consiguiente cambio, y en el primer larga duración de Luis Brea, Hipotenusa (Marxophone), podemos atisbar algunas de esas señales. Silencioso cronista de una época, asociado a bares y clubes emergentes en los últimos tiempos de la noche madrileña (entre otros Redrum y Fotomatón), en su primer disco -ya publicó hará un año y algo un EP llamado De lo dicho nada- encontramos ocho brillantes canciones que desgranan historias de hoy en día (y de siempre, claro), de noches sin fin, de mañaneos en áticos, crapulismo con gafas de sol, estupefacientes, e incluso vidas rotas, pues también losers y fracasados aparecen en ellas, como este madrileño antihéroe que hace bien en confesarse post-indie, una etiqueta que define su rebeldía frente a una infinidad de grupos cortados por el mismo patrón y con una calidad bastante mediocre en su mayoría. Sigue leyendo

Las Madres: “Los músicos van a coger las riendas de su trabajo”


Las Madres es un grupo madrileño formado en 2008 de la unión de Juan Ra (Amon-ra, ex cantante de Marcha Hormiga) y Manu Van Damn (guitarrista en Catalepsy). Uniendo sinergias e intereses comunes nos ofrecen su primer larga duración, Vergüenza me da… Sigue leyendo

Censurados, punk rock de nivel en su tercer disco

“¿Cuántos grupos despuntan al año? ¿uno cada tres o cuatro? Sólo La Fuga, Marea, Berri Txarrak en los últimos 10 años, ninguno más. No pretendemos nada más allá de lo que nos va pasando, lo hacemos principalmente porque nos mola a nosotros y creemos en lo que hacemos, si le llega a la gente, que nos pidan más, tenemos la suerte de poder estar, así que genial, es como el que se va a pescar o tiene una avioneta, es su hobby y no va a sacar dinero de ahí”, así de claro lo tienen estos madrileños que están presentando ahora su tercer disco, Censurados (Peer Music).
Sigue leyendo

Póker de Ases. Cuatro que nos dejan en 2010

Mal asunto tener que hacer un reportaje así. Mala jugada en un primer número, donde todo debería ser buen rollo y animosidad. Pero joder, se nos han ido cuatro de nuestras mejores bandas. Una detrás de otra, para recordarnos que vivimos mala época, que es muy complicado ser profeta en tu tierra, y que si destruimos o no cuidamos lo que somos hoy, nunca habrá un mañana.

Sigue leyendo