The New Raemon: “Estoy harto de tanto pop inofensivo. No me ha apetecido formar parte de ningún movimiento”

Se puede decir que Ramón Rodríguez sigue enrachado. Metódico, trabajador… su fórmula para asombrarnos está más rodada que nunca. Tinieblas Por Fin! recupera su lado más rockero, y endurece su tono.

Sigue leyendo

Luis Brea, Acústico y caústico punk

Algo se va a mover en la escena indie, y seguramente más pronto de lo que algunos creen, pues hay señales de hastío, de aburrimiento, con el consiguiente cambio, y en el primer larga duración de Luis Brea, Hipotenusa (Marxophone), podemos atisbar algunas de esas señales. Silencioso cronista de una época, asociado a bares y clubes emergentes en los últimos tiempos de la noche madrileña (entre otros Redrum y Fotomatón), en su primer disco -ya publicó hará un año y algo un EP llamado De lo dicho nada- encontramos ocho brillantes canciones que desgranan historias de hoy en día (y de siempre, claro), de noches sin fin, de mañaneos en áticos, crapulismo con gafas de sol, estupefacientes, e incluso vidas rotas, pues también losers y fracasados aparecen en ellas, como este madrileño antihéroe que hace bien en confesarse post-indie, una etiqueta que define su rebeldía frente a una infinidad de grupos cortados por el mismo patrón y con una calidad bastante mediocre en su mayoría. Sigue leyendo

Fernando Alfaro. Desarraigo en las canciones

Hace ya mucho tiempo que Fernando Alfaro grabó su nombre en la historia de la música de este país, ya fuera al frente de Surfin’ Bichos o de Chucho. La vida es extraña y rara (Marxophone) es su nuevo trabajo, donde abandona etiquetas y bandas en su debut en solitario, aunque asegure con convicción que todos los anteriores proyectos también los vivió de la misma manera intimista y personal. Es un trabajo crudo por lo descarnado, muy acústico, que habla a gritos de todas sus vivencias de los últimos cuatro años Sigue leyendo

Nacho Vegas nos descubre «La zona sucia» de su alma

“La zona sucia realmente no es un único lado, ni es una zona oscura del todo, es un sitio donde viven multitud de paradojas, de contradicciones, luces y sombras, una canción en sí es una paradoja, necesita de una contradicción”, reflexiona para nosotros Nacho Vegas, que cumple diez años de carrera en solitario. La zona sucia (Marxophone) es su nuevo trabajo, y en él sigue mostrándonos su universo personal. “Es muy reveladora una cosa que siempre me gustó de la música tradicional, del folk de cualquier sitio, muchas canciones tienen letras muy duras, muy dolorosas, pero luego están hechas con acordes mayores con un sonido alegre, de celebración de la vida”.

Sigue leyendo