Reincidentes, o la teoría sobre cómo Latinoamérica puede salvar nuestro rock

reincidentes

*** Breve Prefacio ***

Dejadme antes de nada contaros cómo concebí la entrevista para que entendáis mejor el resultado final. El nuevo trabajo de Reincidentes, Awkan, es un libro en el que el antropólogo Ángel del Río, profesor en la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, analiza la temática de Reincidentes. El disco libro viene con un concierto del grupo grabado en Buenos Aires y varias canciones nuevas.

Mi idea era dejar de un lado la parte musical por una vez y centrarme en la ideología que florece en cada estrofa de sus canciones, pues vi que era una oportunidad única para darle una vuelta a las típicas entrevistas a músicos. No debí ser el único, ya que otros compañeros publicaron la semana pasada parecidas entrevistas a mi idea original, por lo que mi parte ya no la sentí tan imprescindible. Del mismo modo, a medida que se desinflaba la teoría política y la urgencia por publicarla, cobró relevancia la importancia que ha tenido el continente latinoamericano en las vidas de los Reinci, a nivel sentimental mucho más intensa que a nivel musical. Creo que existe un agotamiento en el rock español y las señales que están viniendo desde América son esperanzadoras. Del mismo modo cierta complicidad y sintonía en las respuestas de Fernando Madina (cantante y bajista) en ese sentido, que no hicieron sino reforzar mi teoría.

El titular es mío, no quise ser tendencioso y huí de hacerle una pregunta para ponerle mis ideas en su boca. Pero me parece interesante la reflexión.

*** ***

Mira que disco a disco vuestras letras dan para hacer un debate extenso, pero en “Awkan” cobra más sentido si cabe hablar de política que de música, que da un paso atrás.

Sí posiblemente, mitad-mitad. Necesitábamos que hubiera mas reflexión que la tónica normal de las 16 o 20 líneas de nuestras letras. En “Aniversario” se nos quedó colgado hacer algo parecido, y lo retomamos después. Nosotros a la parte musical y Ángel del Río, que estudió con nosotros y nos conoce bien, a los textos aunque terminara encargándonos algunos. Salió tras un parto difícil pero salió. Veo la presentación de “Awkan” y pienso sinceramente que nos hemos lucido.

 

En una banda con vuestra trayectoria, con tantos discos, donde ya no tenéis la urgencia del principio, ¿cuesta más completar un trabajo y decir algo nuevo, veis que es preferible hacer cosas nuevas siendo este el camino?

Son las cosas que se terminan por hacer, sí. Aunque no sé si de vender (sonríe), pero no salió con esa intención. Son muchas inquietudes (también acabamos de fabricar una cerveza Reincidentes…) y para ser un grupo con 29 años de vida, considero que entre la autogestión y lo inquietos que somos, es lo que mueve un poco la locomotora para que esto siga.

 

Los aniversarios también sirven para cerrar un ciclo, y que ahora volváis a la Universidad que es el sitio de dónde salisteis al abrigo los encierros, las protestas y las reivindicacionesimagino que cobrará un sentido especial.

Sí, imagínate. Vamos a presentar este disco en el Aula Magna de Historia de la Universidad de Sevilla. ¿Sabes en cuantas asambleas he estado yo allí, cuántas clases? Se me pondrán los pelos de punta. Es tiempo de hablar en las aulas, en las librerías, que la gente reflexione, debata. El capitalismo se ha inventado una crisis que no es tal, que es mentira, que no es sino hacerle perder poder adquisitivo al pobre y que los ricos sean más ricos. Por eso hablan de recuperación, porque ya lo han logrado. Por lo menos hablemos entre nosotros, los que menos tenemos, y al menos nos organicemos.

 

Si estás hablando de volver a las aulas, a las librerías, es porque ahí hemos perdido el pie.

En las nuevas generaciones (exceptuando en el 15-M porque estábamos hasta los cojones), ha habido cierto letargo a nivel ideológico. Los partidos gobernantes ofrecían todos lo mismo. En la época de la burbuja todo el mundo miraba hacia otra parte y cuando estalla una cris económica de tales dimensiones, deja a la gente tirada, con mucha gente en el paro y entonces se planta, sí. Tanto el 15-M como nuevas fuerzas emergentes como Podemos lo que se ha logrado es ya sin presentarse a elecciones, poder remover conciencias, y que los viejos partidos hablen de ciudadanía, de la corrupción (hasta ahora se enseñaba hijo mío, tú sé como ese), ahora se está más pendiente.

 

Cómo valoras que los hijos del 15-M vayamos divididos a estas elecciones (se hizo antes del domingo), algunos en un viaje a la socialdemocracia, otros tras una guerra civil y con próxima refundación…

La izquierda siempre ha tenido ese cáncer de ir dividida. Muchas veces por personalismos, por esas pequeñas cotas de poder que en algunos sitios ha tenido… No creo en el viraje a la socialdemocracia de Podemos, desde el principio no se han planteado salirse de la economía de mercado. Simplemente que la deuda es impagable en los términos actuales y es una obviedad, y prefieren una economía tipo Noruega años 70 con muchos impuestos y muy buena calidad de vida. No es socialdemocracia, es que eso nunca se ha hecho aquí. Pero aún así, que la izquierda llegue dividida es que no me extraña, siempre ha ocurrido. Creo sinceramente que si no se hace confluencia ahora se hará confluencia después, porque se darán cuenta cuando hagan las cuentas, y sumando otros nacionalismos progresistas periféricos que los hay y pueden entrar en la jugada. Ojalá. Porque claro, al nacer Podemos, el capital se inventa ese neofascismo de cara elegante, joven y ágil llamada Ciudadanos que puede apuntalar el sistemaa.

 

Latinoamérica. Me parece importante que este disco en directo se haya grabado allí. Hacerlo aquí, hubiera sido repetir un Algazara o un grabar un Viñarock…

Está claro Cuentas con otros invitados, puedes editar el disco allí… Han colaborado gente de la talla de Ciro Pertusi, que uno de los mejores músicos y más influyentes personas, Mariano Martínez de Attaque 77, La Vela Puerca, y Pipi de The Locos y Ska-P porque vivía allí en ese momento. Le da un cuerpo a nuestro compromiso con Latinoamérica. Incluso el título, Awkan, es una palabra mapuche.

 

Bunbury por ejemplo está focalizando últimamente mucho su carrera ahí, no sólo por el estancamiento de España, sino para crecer ideológicamente, e incluso espiritual y culturalmente. Parece que volvemos a necesitar que nos impregnen de ideas nuevas.

Siempre lo han hecho, nunca dejaron de hacerlo. Nosotros hemos crecido allí, conociendo gente y como tú bien dices nos hemos impregnado de ver otras formas de ver la vida y concebir incluso la política. Han corrido tiempos muy curiosos allí y hemos aprendido. Nos gusta.

 

Hablas de Ciro, del ‘Enano’ de la Vela, tienen una manera de cantar muy diferente a la nuestra, incluso en el rock. En España siempre la voz ha tenido mucho más callo, más áspera, al estilo de Leño o Rosendo. Y allí han llenado un espectro de rock duro que aquí nos hemos tenido que salir hacia Loquillo o Héroes del Silencio.

No sé si es por su manera de hablar castellano, pero parece que dulcifican al cantar, pero creo que es más por el idioma que por el tipo de música, porque escuchas allí a Sepulcro Punk y son igual de punks que aquí.

 

No, si eso está claro, pero me refiero más a una onda de Fabulosos Cadillacs, de ese rock de élite en el que la Vela Puerca llena estadios y aquí es inconcebible. Están enseñándonos otra manera de hacer bien las cosas.

Es cierto que tienen otras maneras de hacer música, pero también de comer o de conducir. Y para nosotros es un constante aprendizaje. Uno no puede tener 49 años y decir que ya lo ha aprendido todo en la vida, seguimos aprendiendo hasta que nos morimos. Allí hay un problema con los promotores más grandes y es que no apuestan por el rock, y los que son muy pequeños a veces no tienen la capacidad para sacar un grupo nuevo a 3.000 kms con garantías de que todo vaya bien y vuelvan a su casa bien. No hay ese sector medio a nivel de promotores discográficas y es difícil buscar.

 

Creo que Latinoamérica para vosotros es muy importante no sólo por lo aprendido, creo que a pesar de haber tocado muchos palos políticos, el continente hermano es quien ha sacado lo mejor de vosotros. Y me viene a la cabeza la vertiente poética de “América”, cuando homenajeasteis su canción de autor. Y es curioso, porque esta influencia os acompaña desde vuestros inicios, con las luchas contra los fastos del V Centenario. ¿Compartes mi percepción?

(Reflexiona un instante…) Sí. La prueba de lo que tú estás diciendo, y estoy básicamente de acuerdo contigo, es que si tú abres “Awkan”, el capítulo en el que más incidimos, en el que escribimos todos, es en el de Latinoamérica. Es que nos ha aportado mucho. Desde la primera vez que fuimos, en el 92 a México, y con ciertos intervalos, no hemos dejado de ir y hemos conocido muchos países, Puerto Rico, Ecuador, Colombia, Venezuela, Chile… Hay muchas Latinoaméricas, no son lo mismo las calles de Montevideo que las del DF. Creo que nos ha aportado y hemos ido ganando. Es como el que lee mucho, siempre escribirá mejor y pensará con más agilidad, y el que escucha mucha música puede afinar mucho más el oído.

 

Recuerdo la gira de Negu Gorriak por El Salvador en 1994, que les da un giro radical en su apuesta por la resolución del conflicto vasco. Eso desemboca en vuestra colaboración con Fermín Muguruza para la canción “Un pueblo”, es que Latinoamérica es un referente brutal hasta para lo que pasa aquí.

Sí, sí, está claro, y ahora que hablas del País Vasco también. Si de Latinoamérica hemos sacado muchas cosas, de Euskadi igual, y no me refiero a la cosa facilona de que nos dijeran que éramos una mezcla de Tijuana in Blue y La Polla al principio, pero allí también hemos aprendido un huevo de cosas porque la situación también ha sido cambiante y se ve todo desde diferentes ópticas. Venimos de promo de allí ahora, y cada vez son más medios generalistas que se acercan a nosotros, quizás por la magnitud de la obra. En Euskadi están pendientes de nosotros incluso siendo un grupo de Sevilla.

 

Y Europa es el último eslabón, con tanto expatriado…

Claro. Hemos hecho gira por allí ¡eh!. Hace poco estuvimos en Bruselas, que fue un exitazo, también por Alemania, y cuando estuvimos en Londres, también llenamos la sala. También nos interesa ir, no con tanta frecuencia que a Latinoamérica, que habría que ir todos los años, pero sí. Hay muchos españoles, es verdad, y te puedo decir que a muchos se le saltaban las lágrimas. Deben llevar allí un tiempecito, y ver a sus grupos favoritos, gente que ha sido la banda sonora de su vida, y que se hayan tenido que ir por culpa de la crisis… debe ser realmente emocionante.

reincidentes 2

¿En qué momento se halla nuestra sociedad? Como grupo reivindicativo y público, es exigible pediros levantar bandera y seguiros a los que seáis referente en cada momento, ya no sólo en Euskadi como decías, donde se abre un espacio nuevo, ni en el de la confluencia que hablábamos antes, me refiero a nivel social, a nivel musical. ¿Notas síntomas de agotamiento y hastío? Un grupo como Vetusta Morla, independientemente de la música que haga, tiene un compromiso social patente como demostró con Lorca, la ciudad murciana afectada por un terremoto, pero sólo funciona un tipo de festival lúdico festivo no sólo en el indie, también en el rock, y falta mucha canción protesta, hija de estos tiempos. ¿Qué escenarios se plantean?

Hay que partir de un escenario. Las discográficas se han cargado la música, por lo menos el rock. No confían, y si no hay discográficas, no va a haber medios pendientes. Quisieron cargárselo evidentemente, pero no lo consiguieron, porque siempre habrá grupos. En cambio, una cosa sí, el público es más conservador, por eso esos festivales se nutren de grupos muy consagrados y la cantidad de grupos que están saliendo de miles de estilos, unos con más compromiso que otros (y somos de la opinión de que no hay que obligar a nadie, sino que tiene que haber de todo), no tienen su reflejo. No vas a ver grupos que no conoces. Esa es la gran enfermedad del rock porque éste se nutre de lo joven, de lo nuevo, de lo rebelde. Eso es el rock. Los dinosaurios también están, y tienen que estar si quieren estar. No es que nos esté llamando a nosotros mismos dinosaurios, que aún no lo somos porque nos divertimos con esto y si no lo hiciéramos nos dedicaríamos a otra cosa, es que el rock necesita frescura, que la gente tenga interés, que más barato no puede estar un concierto, que los discos te los puedes descargar, cosa que nosotros nunca vimos mal. La gente se ha vuelto conservadora, no solo por la crisis.

 

¿Y no te da la sensación de que el rock puede haberse convertido en algo muy previsible? Lo notas en las radios de rock, en la infinidad de grupos repetitivos… Es que por eso apareció el hip-hop con tanta fuerza a principios del 2000 en nuestro país.

Pero mezcla estilos, se fusiona con otros para crecer. Pasó con el ska, con instrumentos tradicionales como la dulzaina y en idiomas propios como el catalán, o con la electrónica.

Pero me hablas del ska que es de hace más de 40 años, lo del catalán es de los años 90, y la electrónica pues igual tiene más de 15…

Vale, quizás ahora no hay tanto, hablamos del grunge y ves que en unos años salieron muchas cosas y ahora pocas… quiero creer que habrá un salto por ahí en breve. De momento, con toda la mezcla y las trayectorias, riqueza hay, y el nivel de probabilidades que dan combinar nueve notas todavía está por descubrir. Aunque es cierto que hay cosas que ya huelen a antiguo, y terminas prefiriendo el original, pero por ejemplo, yo oigo a grupos como Desakato y no suenan a más de lo mismo, para nada. En nuestro disco hay dos medios tiempos, raros de ver en nosotros y más difíciles de tocar, y no hablamos de política… nos metemos en otro terreno pero con actitud punk y eso no lo hace mucha gente.

 

Hablabas de los dinosaurios, y te cito tres casos por ejemplo. Miguel Ríos tiene que hacer una gira de separación para que sea su último boom, el reciente milagro de Rosendo en Las Ventas, u Obús con su exposición mediática. Son casos muy contados, y parece que este país todavía no ha aceptado a grupos como vosotros con más de treinta años de carrera, como pueda pasar con Neil Young o Springsteen.

O Los Suaves… hay casos. Yo quiero seguir disfrutando con lo que hago, para mí es un sueño cumplido día a día. Jamás imaginé que iba a malvivir de ello cuando empecé, pero te gusta. Si tienes un trabajo que te gusta, tenlo, y además siéntete afortunado de tenerlo, con los tiempos que corren. Sí se puede tener una trayectoria, lo que pasa es que si ves lo de Rosendo o nos ves a nosotros llenando la sala Salamandra de Llobregat, en el público no todo lo que ves son quinceañeros, sino que ya ves gente un poquito más mayor y que sigue siendo fiel a la música que le ha gustado de pequeño y nosotros lo estamos notando. Ha crecido la pirámide social que nos sigue, pero eso no es malo, nos agradecen que sigamos así.

 

Me hablas de público, ¿y los medios? Antes mencionabas el éxito en Euskadi. ¿cómo notáis el feedback ahora que estáis presentando trabajos golosos como el “Aniversario” o este libro, que son más interesantes para hacer una retrospectiva?

Es que en Euskadi los medios han tenido una cultura cercana rock porque el rock ha formado parte de su cultura desde que nació, la gente lo toma como algo propio, y en las fiestas siguen sonando canciones de siempre junto con las nuevas. Aquí es más difícil. Que el rock forme parte de la cultura popular es algo que no se ha conseguido plenamente nunca, ni en los mejores tiempos. Ni cuando las multinacionales fichaban a Ska-P, Reincidentes o Extremoduro, lograron que realmente en la calle el rock formara parte de la cultura popular. Y con el hip-hop tampoco, ojo. Por eso te decía antes que el público es más bien conservador y sí me toca un poco fibra. No sabemos si algún día lo será, te digo que en Argentina el rock sí forma parte de su cultura.

 

¿Cómo planteáis la presentación de “Awkan”?

Por librerías y universidades, intentar llegar a ese tipo de foros. En Madrid estuvimos en Traficantes de Sueños, y queremos venir a la Facultad de CC. Políticas a hacer charlas-debate y luego hacer la gira a partir de finales de enero.

 

Es curioso, porque si el público, no sólo del rock sino de la música en general, es conservador, el consumidor de este tipo de librerías alternativas y de contenido político vive un momento al alza. Hay un boom que está sembrando algo previsiblemente bonito para el futuro.

Porque hay más reflexión política en general, la política sí es verdad que está cambiando. Esta crisis que se inventaron, al dejar a la gente más pobre, hace que muchos se pregunten por qué y quiénes son los culpables, porque no tienen cara. Si tú vas haciendo preguntas, vas buscando repuestas y estas vienen en forma de literatura. Yo soy lector de reader, no voy físicamente a la librería, pero sí compro digitalmente bastante libros. Soy bastante lector y el resto de Reincidentes también, pero eso es bueno, es de agradecer que la literatura política tenga este auge y quiera una nueva manera de ver las cosas.

 

Terminemos con algo más positivo, lo que sí podemos decir es que el rock en cambio, ha sido muy rápido a la hora de asimilar nuevas tendencias. ¿Tú crees que esto augura mejores tiempos para el rock?

Para el rock politizado o el rock con conciencia, pues es posible que sí. Del 15-M para acá, si la política sigue interesando más a la gente, eso tendrá su reflejo, quizá no tan rápido, pero hay una generación que está haciendo ahora rock que probablemente empiece a pillar ideas. Y yo siempre he creído mucho en los ciclos, soy historiador y se me va mucho la cabeza con eso. Al rock no lo van a matar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *