Opinión: La Barra Brava: Speaking in silver


El término “políticamente correcto” describe ideas y comportamientos que buscan minimizar las ofensas a grupos étnicos, culturales o religiosos. Aplicado a la crítica musical, podría decirse que lo “políticamente correcto” se utiliza para ocultar algunas realidades y/o verdades que expresadas sin tapujos, generarían ofensas en patrocinadores, promotores, salas de conciertos, productoras, casas discográficas… en definitiva, en personas, empresas y/o entidades, que en la mayoría de los casos son las que con su dinero invertido en publicidad, permiten subsistir a revistas, radios, páginas webs y demás medios circunscritos a la información y difusión musical en este país. A su vez lo “políticamente correcto” es utilizado (también por mí) cuando se siente un cariño, amistad o afecto especial por determinados artistas, lo que hace que te resulte mucho más complicado reflejar sus defectos y fallos, minimizándolos al máximo. Para facilitaros una mejor comprensión de lo que realmente periodistas y críticos -o cuentistas, como es mi caso- queremos decir en nuestras crónicas, reseñas, artículos y entrevistas, inauguro este mes el traductor simultáneo Speaking in silver, de probada eficacia:


– El sonido de la sala no fue del todo bueno = El sonido de la sala fue una puta mierda.

- El sustituto del bajista de ‘Indis Puesto’, que ha tenido que abandonar la gira del grupo, por sufrir un ataque de diabetes aguda tras escuchar un recopilatorio de Súper Cola Jet Set, lo suplió con suficiencia en este concierto = Tiene cojones la cosa, siete millones de entradas de ‘Indis Puesto’ en Google y en ninguna viene el nombre del jodido sustituto.

- En esta ocasión, el artista se acompañó tan sólo de su guitarra acústica ofreciéndonos una visión sosegada e intimista de sus canciones = En esta ocasión, el artista nos ofreció un tostonazo que casi nos desnuca debido a los bostezos que nos provocó.

- El nuevo disco de Death in Vegas no alcanza el nivel de sus primeros trabajos = Comparado con sus primeros trabajos, el último disco de Death in Vegas es una mierda pinchada en un palo.


Y para terminar esta entrega, apliquemos el Speaking in silver también a la crítica cinematográfica y al comentario de un criticado al crítico de turno.

- La última película del director iraní Azarmig es un compendio de bellas imágenes que fluyen con lentitud poética, gracias a la descriptiva mirada del realizador y a la excelente fotografía de Mihr-ban = Cualquiera dice que me quedé sobao a los diez minutos de empezar la película, porque era más aburrida que jugar al cinquillo con mi abuela y sus amigas, así que pongo la mierda esta de la fotografía y la poesía que siempre queda de puta madre.

- Leí tu crónica y aunque no estoy totalmente de acuerdo con lo que dices, lo respeto, porque también sé encajar las críticas negativas = Menudo cabrón estás hecho, a ti querría verte yo encima de un escenario.


Para próximas entregas, me encantaría contar con vuestra colaboración, así que no dudéis en enviarme cualquier texto que queráis traducir con el Speaking in silver al mail: dlorenzo13 yahoo.es


David ‘el chulón’. Camarero en El Sol, escritor.
Camarero -para poder comer… y beber, escritor por exceso con muchos defectos -para poder existir-, amante de esa puta en desuso que es el verbo y de esa dama con la que necesita refocilarse a todas horas, la música. chulonizate.blogspot.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *