Opinión: La Barra Brava: “Soy guapo, 
rico y buen jugador”


Todos aquellos a los que os guste el fútbol -a los que no os guste, os pondré rápidamente en antecedentes- habréis escuchado en las últimas semanas la cantinela de que la Liga española es cosa de dos. El todopoderoso dúo en cuestión está formado por el Real Madrid y el F. C. Barcelona, que a priori parten con más papeletas para llevarse el campeonato liguero español y la Copa del Rey, debido a que sus presupuestos son muchísimo más elevados que los del resto de equipos. ¿Y esto por qué es así? Pues porque cobran mucho más dinero por derechos de difusión y retransmisión de sus partidos que el resto, porque tienen muchos más ingresos publicitarios que el resto y porque reciben mucho más dinero de sus patrocinadores que el resto. Esto a su vez les permite seguir renovando sus plantillas año tras año con grandes promesas y estrellas del mundo balompédico a base de talonario y en definitiva ser considerados también año tras año como los dos mejores clubes de fútbol del mundo.

Algo similar ocurre con el mundo de la música en nuestro país. Hay también un reducido número de artistas y grupos que reciben más apoyos económicos, más publicidad en los mass media y más ayudas de poderosos patrocinadores que el resto. Ahí está el apoyo publicitario y mediático que durante años llevan recibiendo triunfitos como Bisbal, Bustamante y compañía, por poner un ejemplo. Sin embargo hay una enorme diferencia: mientras que Real Madrid y Barcelona sí pueden considerarse como dos de los más grandes clubes del mundo y regularmente juegan mejor al fútbol que el resto de equipos de nuestra Liga, del resto de Europa y del mundo; no se puede decir lo mismo de nuestros productos musicales más mediáticos. ¿O es que acaso a alguien en su sano juicio se le ocurriría considerar a Rosa de España como una de las mejores cantantes del mundo? ¿O es que vosotros, lectores de este CLUB DE MÚSICA, consideráis que las dotes artísticas de La Oreja de Van Gogh son acaso mejores que las de bandas tan desconocidas para el público mayoritario de este país como Sex Museum pese a sus más de veinte años de impoluta carrera? ¿O es que acaso consideráis que tiene más talento Bisbi que por ejemplo un Julian Elsie -si no habéis escuchado nada suyo os lo recomiendo fervorosamente- al que no le han quedado más cojones que buscarse mecenas para poder autoeditar su fabuloso segundo disco en solitario? Vamos, que en el caso de nuestros artistas más favorecidos por los medios y la publicidad, la frase con la que Cristiano Ronaldo se ha definido recientemente: “soy guapo, rico y buen jugador”, en general, sólo podría ser aplicada en parte: también son guapos y están ganando mucha pasta, pero buenos músicos, o al menos mejores que muchísimos de sus compañeros de gremio, de esos que denominamos como independientes (y que tan desigual trato reciben con respecto a ellos, sobre todo a nivel promocional)… NI DE COÑA.



David ‘el chulón’. Camarero en El Sol, escritor.
Camarero -para poder comer… y beber, escritor por exceso con muchos defectos -para poder existir-, amante de esa puta en desuso que es el verbo y de esa dama con la que necesita refocilarse a todas horas, la música. chulonizate.blogspot.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *