M-Clan plays soul

Para no ver el final (Warner) es el nuevo trabajo de M-Clan. Un acojonante mapa sonoro de la América negra de los setenta, sublime. Dos pinceladas: el arranque de Calle sin Luz o la intensidad de Se hizo de noche cuando te conocí, en sus palabras “un blues menor a lo ZZ Top, Deep Purple, Led Zeppelin… tiene esa esencia, es para amantes de rock clásico, no es un tema fácil”. Y sin embargo cala dentro… como el resto de las canciones que componen este disco, de lo mejorcito de su carrera y en el que le dan una tuerca al soul que siempre estuvo en su firma. “Claro, siempre ha habido esta influencia del blues, del soul, del rock de los 70’s. Nos gusta mucho la metáfora de que M-Clan es un amplificador con varios botones, rock, pop, country, soul, hard rock y siempre vamos jugando con esos volúmenes. En este hemos subido el del soul, hay mucha influencia, muchos arreglos de vientos, nos dejamos llevar por ese sonido, y  creemos que hemos conseguido algo bastante sólido”.

DRAMA DE BLUES

La composición se me antoja continuista respecto a Memorias de un espantapájaros (Warner, 08), que cambia el vestido (la válvula de volumen que decían ellos) pero que mantiene las mismas señas. “Seguramente sea la continuación de Memorias… sí. A la hora de componer, de dejarlo fluir todo mucho más, de no encorsetarlas. Nos hemos desprendido de cosas pero hay lazos, sobre todo a nivel de letras. Desesperación por verte podría estar allí. También influye Carlos Raya, pilar muy importante últimamente a nivel de composición y producción”.
En general, y por todo lo dicho anteriormente, es disco es muy oscuro, tiene ese “drama de blues que nos apetecía”, como ellos dicen, pero que deja una ventana abierta, cerrando con un folk anglosajon, Gracias por los días que vendrán, que deja un sabor de boca alegre: “Los claroscuros vienen porque hemos dejado las mejores canciones, si dejas fluir un blues de 7 minutos, no piensas en editarlo, hemos dejado fluir la verdad, no intentar recortarla, eso luego desvirtúa las canciones. Pero es difícil. Hay que hacer muchas canciones, desechar muchas y quedarte con las que realmente sientes”.

REVIVAL AMERICANO SOFT
“Nuestro revival fue con los Black Crowes, era el revival con pantalón de campana, las botas de punta y ahora hay un segundo mucho más soft”, se ríen divertidos mientras se mojan. “Esas declaraciones, ese Popular 1… nos parecen bien, pero ya no es que sean de segunda mano, son de tercera. Siempre hay un revival constante del rock en la música, de la música negra, todo es un revival. Siempre tienes que mirar atrás, es difícil mirar hacia adelante porque hay muchas cosas muy hechas”. Lo que realmente no comparten es “esa obsesión con innovar, de querer siempre algo nuevo. Si quieres comer un cocido, sólo le pides que esté bien hecho, no que haya sabores nuevos. En la música pasa igual. Quieres oír un blues y quieres oír uno que esté bien hecho. No somos vanguardistas y no queremos estar en esos círculos de algunos medios, la innovación, la vanguardia, es fantástica y necesaria pero no la necesitamos”. Quizás por eso, es el veterano periodista Santi Alcanda quien les dedica una apasionada nota de prensa: “Sabe mucho de música, le hemos buscado por cómo la ve, no como fan. La historia de la música es muy importante en M-Clan, no somos un grupo nuevo que bebe del 2008. Su visión del rock americano, del soul, de lo que nos ha influenciado a nostros, es muy importante”. Y se saben en un gran momento, mejor que hace algunos años: “No creemos que tras 17 años la gente se olvide de nosotros de un año a otro. Si es así ya haremos para que se acuerden. Las cosas tranquilamente y reposadas es como salen bien”, pues esta vez les salió redondo.

www.m-clan.ws

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *