Sergio Díaz: La Sonata Kreutzer

A aquellos que hayan leído este libro de Tolstoi, les rogaría que olvidasen el carácter un tanto machista y misógino del mismo, porque aquí hemos venido a hablar de música y… de amor… de amor a la música, por supuesto. Cuando a los 15 años algunos todavía andábamos pegando patadas a un balón con el sueño de convertirnos en futbolistas, un sueño que se desvaneció tan pronto como vino, otros como el director de esta nueva revista que tienes en tus manos ya había vendido su alma a los riffs guitarreros, el sonido de los bajos y los golpes de batería. Mientras otros nos conformábamos con escuchar la música –en playback- de los progamas de la tele, otros nos descubrían tesoros como Vicio de Reincidentes y nos abrían los ojos a un horizonte nuevo, de sonidos, conciertos y garitos en los que disfrutar cantando a voz en grito y sintiéndonos los reyes del ‘air guitar’. Ése es Rubén González, alguien quien con 19 años ya dirigía su programa de radio –Rock Amonal- en Radio Las Águilas de su amado Aluche, entrando cada tarde por las ventanas de su barrio con el contundente sonido del rock que se hacía en aquellos años, golpeando los tímpanos de sus convecinos
Rubén es Pózdnyshev, es el rostro de ese hombre que mirándose al espejo descubre que la única forma de luchar contra la rutina cotidiana es amar algo de forma descarnada, de forma puramente sexual, sintiendo cómo esa sensación te embriaga e inunda cada poro de tu piel. Y ese amor es la música y así, en su casa, en un estudio o en un bar, Rubén se entrega cada día y sobre todo cada noche a los nuevos sonidos procedentes de cualquier lugar del planeta. Así que si quieres entender, disfrutar, compartir, informarte… sobre lo que acontece en el universo musical (desde lo último de Kings of Leon, pasando por Dinero, Tom Waits, o incluso la Sonata Kreutzer) de forma cercana y gratuita, entra, tienes las puertas abiertas de tu club, tu nuevo Club de Música.

Sergio es fundador de El Embrujo, su mirada pasional y certera del mundo del teatro, no le ha hecho nunca perder su otra gran pasión, la montaña. De la naturaleza saca la energía para ilustrarnos. Dirige Godot.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *