Kings of Leon, canciones para un atardecer

Esto ya empieza a convertirse en una tónica. Cada dos discos la familia Followill necesita mutar su sonido y ni los cuatro Grammy ni las seis millones de copias vendidas de su último trabajo, Only by the Night, Sony, 08 (batiendo records de hecho en las plataformas digitales), han modificado un ápice sus intenciones. El quinto disco de Kings of Leon, Come Around Sundown, es de largo el disco más melancólico e intimista de su carrera, lleno de baladas y medios tiempos con los que abrazar el otoño que poco a poco va entrando en nuestras vidas.

Los hijos del sacerdote Leon, que han formado una de las bandas más interesantes de esta década al otro lado del Océano (aunque Reino Unido fue donde se gestó en gran parte su grandeza), han levantado el pie del acelerador y pese a que mantienen muchas de sus propuestas y señas de identidad (sigue sonando a Kings of Leon, no ha habido ningún cambio drástico), el trabajo ha ido por otros derroteros. Quizás porque la conexión ya clásica con Angelo Petraglia y Jacquire King, sus productores, ha permitido abrir nuevas vías.

Nos centramos en lo que ya habremos escuchado todos, el single Radiactive. A una primera escucha no notaremos grandes cambios, el ritmo reconocible de batería, los aullidos de Caleb, un sonido intensamente guitarrero con mucho brillo… pero con un final muy en la línea de Arcade Fire, muy coral y con muchos niños cantando en rollo espiritual. El sencillo elegido para presentar el nuevo álbum es lo más cercano que vamos a encontrar a lo de antes, no obstante creo que llevan con ella desde hace un lustro. Al igual que Mary, otra pieza que tiene su tiempo ya, y que como Radioactive es significativa por sus guitarrazos y su vocación de coro. El disco en sí abre con The End muy a lo Because of the Times (07), con un ‘down tempo’, subido en saturación y tirando de graves para terminar con un inquietante piano. Suelen empezar así los discos de Kings of Leon, poco a poco, con preliminares, que nos tomemos nuestro tiempo para introducirnos en su mundo. Tras pasar por el single le toca el turno a Pyro, lenta también, aunque no tan cavernosa como la primera, más lumínica. Vuelve el contraste con la ya mencionada Mary y con The Face y The Inmortals decididamente sabremos que este va a ser el disco de Kings of Leon que más nos vamos a poner cuando nos sintamos un poco deprimidos.
Black Down South en el epicentro del álbum, es la más americana, con finos arreglos de  slides y cuerdas. Beach Side y No Money le siguen, dándole movimiento al asunto pues son de lo más rítmico, antes de pasar a Pony Up, la más moderna en concepción y Birthday. Para ir poniendo punto y final Mi amigo, que no es en castellano y es la más ‘Springsteeniana’, recordándonos al Devil & Dust (05). Cierran con los contrastes de Pick Up Truck, donde la calma y la tempestad le dejan un gran regusto al final del disco.

CINCO DISCOS EN POCO MÁS DE SIETE AÑOS
Quinto disco en poco más de siete años y a cada paso que dan confirman que estamos ante una de las grandes bandas de la década. Su debut vino con Youth and Young Manhood (03), una muestra revitalizada de rock sureño. Le siguió Aha Shake Heartbreak (04), y con él el aplauso de la crítica. Los primeros nº 1 llegaron con Because of the Times (07), y sin lugar a dudads el éxito masivo con Only by the Night (08). ¿Cómo aceptarán los fans el cambio de sonido producido en Come Around Sundown (10)?

DICIEMBRE EN MADRID

Lo interesante en estos casos es que cuando una banda llega a lo más alto (y a ellos les ha pasado con temas como Sex On Fire) lo más triste que puede pasar es que se repitan y anquilosen. Afortunadamente no ha sido el caso de los hermanos Caleb, Nathan y Jared Followill y su primo Matthew y se agradece. Salen este fin de semana las entradas del 1 de diciembre en el Palacio de Vistalegre de Madrid, única fecha en nuestro país y tienen pinta de durar poquísimo que son muchas las ganas de verlos.

www.kingsofleon.com

Un pensamiento en “Kings of Leon, canciones para un atardecer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *