Eladio y los Seres Queridos. A todos los gritos del mundo

La verdad es que nunca he sabido decir por qué, pero su anterior trabajo Esto que tienes delante (08) se convirtió en mi refugio. Un refugio al que acudía en la soledad de mi cuarto a altas horas de la madrugada para hablar de mis sentimientos. Era un disco que me hablaba en mi mismo idioma. Siempre aduje que era por las palabras sencillas, por su voz seductora e hipnotizante, porque estaba hecho de tú a tú. Canciones como Al Himalaya, Sueño de Dios, No quiero perderte o Medidas desesperadas poseen una iconografía sublime de la que me enganché poderosamente.
Con Están ustedes unidos (Esmerarte), otro nuevo viaje iniciático al mundo de las emociones, empieza a pasarme lo mismo. Están ustedes unidos, Con el corazón en la mano, Las madres están cansadas (qué bellísima nana), Non quero perderte (en galego) o La cruz sacian al cien por cien las expectativas puestas en este nuevo álbum. Porque te obliga a trabajar. Es un disco que ante tanto ruido mediático te obliga a distanciarte y rebuscar en tu interior. Que a todos los gritos del mundo te obliga a decirles están ustedes unidos. Que tú no les perteneces.

MANDA EL CORAZÓN
Eladio llega al corazón porque tiene la mirada certeza para olvidarse de lo superfluo, para separar la paja del grano y reducirlo sólo a lo importante: “Trato de evitar sentarme a escribir, procuro que sea inconsciente. Si escribo manda la mano, si canto manda el corazón, no me gustan nada las letras muy pensadas, para eso que me lo den por escrito y no lo canten”, asegura: “Tiene que ver con la música popular, casi folclórica, a menudo son las más auténticas, las que llega a toda la gente, y se basan en frases simples”, y como un antropólogo, las disecciona, las analiza y aprende de ellas. Por eso no esperes frases grandilocuentes, axiomas indiscutibles, sus canciones son sencillos salmos que casi te susurra al oído. “Canto como hablo, no hago ninguna virguería, intento que la voz esté como en el medio y que te llegue al pecho, que tenga algo de narrador” dice mientras cuenta que quizás se deba a que empezó a grabar canciones y cantar de noche en casa, con lo que no se podía poner a gritar.

DE ELODIO A ELADIO
Hasta fechas recientes vino firmando  discos y conciertos como Elodio y los Seres Queridos. Y una bruja de las del tarot tuvo que ver con el cambio actual. “Me dijo que no siguiera con Elodio, que daba malas vibraciones, esa misma noche en la Ser hablaron de nosotros como Eladio y los Seres Queridos, y pensé que a lo mejor tendría razón la bruja, pero lo del nombre fue una discusión que vino desde el principio”. Como el single, La cruz (todos al final nos convertimos en suicidas enamorados de la vida), que sorprendentemente es una de las primeras canciones que compuso y que por un motivo u otro nunca encontró acomodo más allá de los conciertos. Ni en Medusa (mítica banda de pop vigués en la que militó) ni en su primer disco, y ahora es la carta de presentación.
Al lado de Eladio y Los Seres Queridos están Esmerarte – La Fábrica de Chocolate (management y sello) y los Colmenero (Sonobox). Casualmente estuvieron juntos con Vetusta Morla, y quien sabe si se vuelven a juntar los astros y los de Vigo llegan a lo más alto. Por lo pronto Javibu y Manuel han sabido darle un empaque precioso al disco. “Los que dibujan las emociones son ellos realmente, saben donde están los puntos álgidos”, dice Eladio mientras nos cuenta como fue este largo proceso de grabación. “La preproducción duró un año entero. En medio vimos que teníamos que meter un batería, no bastaba sólo con la guitarra, el bajo y los sintetizadores. El sonido era más plano, no había apenas breaks, y ahora hay muchos cambios, creo que el mundo de hoy es así, de zapping, y me gusta que escuches un disco y pasen muchas cosas. Es un disco muy vivo, lo noto así” . Cambios que han redundado siempre en una banda más compacta y sólida. Lo que ocurre en el mundo árabe tiene mucha similitud con Están ustedes unidos, Todo es por las comunicaciones. No sé de qué lado cae esta canción a veces, no sabría explicarla pero en el fondo siento que tiene razón. Estamos todos unidos, todo tiene sus consecuencias. La oigo y suena como una oración, sin fisuras”, confiesa orgulloso.

www.eladioylosseresqueridos.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *