Editorial: El pequeño comienza a andar

Pues ya está, para bien o para mal, antes de tiempo  o en el momento justo… ya no hay marcha atrás, a correr todos los meses, y eso que era lo único que sabía que no quería hacer. Pero bueno, supongo que es lo normal. Muchas salidas, presentaciones, reuniones, actuaciones, entrevistas… que hacen que ponerse a escribir un artículo sea una tarea harta imposible. De hecho estoy aprovechando los fines de semana y las noches que no me escapo a ver un concierto, con el consiguiente cansancio mental. Sin embargo, las primeras sensaciones recibidas (este periódico que tienes en las manos sólo tiene un mes de vida) son muy buenas, y que se haya visto ha sido la más importante. El reparto se ha centrado en el centro de Madrid con puntos periféricos como Carabanchel o Vallecas, siendo Malasaña, Tri-Ball, Noviciado, Sol, Chueca, La Latina, Lavapiés y Huertas los sitios donde más hemos incidido. Iremos mejorando la distribución para optimizar el que lleguen al mayor número de lectores los 10.000 ejemplares reales con los que hemos arrancado. Un poco de tiempo bastará para que se asienten todas las piezas de este engranaje de esta maquinaria que aunque parezca que no, es de bastante magnitud.
Lo mejor de todo, el cariño con el que todo el mundo ha recibido esta nueva aventura… y cómo muchos han comenzado a hacerla propia. Porque de eso era de lo que se trataba. Amigos que opinan, que escriben, que te llaman para darte la enhorabuena o que te llaman para hacerte una crítica o simplemente quejarse. Y eso es bueno, todo, cualquier cosa menos la indiferencia, que en esta ciudad dormida hace mucho tiempo debe ser la norma, donde hay multitud de brillantes ideas que no tienen el eco que se merecen.

METAS A CORTO Y MEDIO PLAZO
Por eso hago este llamamiento una vez más. Este periódico, fanzine, panfleto, libelo… llámalo como coño quieras, sirve como manifiesto contra la crisis. Dejemos de quejarnos de una puta vez. Es el tiempo que nos ha tocado vivir y contra eso no podemos hacer nada. Lo único que sí podemos hacer es decidir qué hacemos con nuestra vida. Y desde luego no soy de los que se quedan sentados frente a la caja tonta (aunque si he de confesar, si quisiera no puedo. No tengo). Te invito a hacer lo mismo, en tu parcela. Si tenemos intereses comunes, confluiremos, de eso estoy seguro. Mientras tanto, pido de nuevo paciencia. Estoy arrancando y muchas cosas vendrán despacio. Los contenidos y las entrevistas sobre todo, que se irán afinando poco a poco. Discográficas, artistas y promotoras con los que no trabajaba, y muchos más con las que lo hacía poco o hacía tiempo que no trabajaba. Todo irá teniendo su sitio. Esto no es un medio de comunicación al uso, es el experimento de un periodista profesional. Vayamos viendo cómo sale.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *