Cosmonauta: El viaje de cinco hombres bala

A todo el mundo le llega su momento. Para lo bueno y lo malo. Lo que unos consiguen de una manera más sencilla, a otros les cuesta dejarse la piel día a día. Igualmente, ese momento acaba llegando, y creo, sinceramente, que ahora le toca a Cosmonauta. Este viaje comienza en el año 2004, cuando dos de los integrantes, Nacho (guitarra) y Miguel Ángel (voz) se encuentran y deciden formar un proyecto que no llega a ningún puerto.

Cinco años después la historia se repite, o más bien, se asemeja, ya que poco queda de ese Cosmonauta inicial con el dúo convertido en quinteto: “La intención que tenemos ahora es muy distinta a la de antes. Teníamos una tendencia muy existencialista que no la vamos a quitar jamás, pero en ese momento era mucho más tremenda. Ahora nos tomamos la vida un poco más a risa, y eso se transmite. Aquello era una cosa mucho más íntima, esto es algo mucho más orgánico, más grupal. Además, nunca piensas en los demás cuando haces música, pero antes pensábamos muchísimo menos. Ahora es más divertido, aquello era más poesía”, cuenta uno de los fundadores.
Cosmonauta aún ha dado pocos pasos, pero los ha dado grandes y muy seguidos, a principios del 2010 consiguen el primer premio del concurso Contraindicanciones, de la sala ContraClub. En marzo vuelven a ser los ganadores de otro concurso, en este caso el organizado por Rock Is Roll, y al poco tiempo se encuentran metidos en los estudios Red Led iniciando la grabación de lo que es su primer disco.

SUPERACIÓN DE UNO MISMO
Hasta ahí la historia. La actualidad es que el sueño se hizo plástico y ya habita entre nosotros (desde el 14 de febrero, más concretamente). El disco lleva por nombre Confesiones de un hombre bala (Machaculana) y es un disco cargado de optimismo: “las canciones de Cosmonauta hablan de superar los miedos. La superación de uno mismo y encontrar el punto positivo a la vida, a pesar de todo. Este es el concepto general y más básico. El nexo de unión entre todas las canciones del disco”. Pero hay algo más aparte de optimismo y energía positiva; en los diez temas que componen el LP podemos encontrar buenas dosis de un pop melódico muy interesante, ritmos electrónicos intensos, letras inteligentes (y bastante existenciales) en castellano y, si nos adentramos en el libreto del CD, encontramos que además suenan pianos, violoncelo, violín, trombón, viola, trompeta y saxo (ríase usted de la filarmónica de Viena) aparte de juguetitos varios. Con este colorido musical e instrumental… ¿Qué mas necesitas saber? Como mucho las fechas para poder verles en el escenario y comprobar todo esto tú mismo… En el mes de Marzo estarán en el Café La Palma (Madrid) el día 10 y el 16  abril volverán a tocar en la capital. Entre medias, bastantes fechas por el país para darse a conocer. Aquí acaba lo que te puedo contar de cinco tipos que querían ser payasos, paleontólogos, cámaras de TVE para seguir la Vuelta ciclista, Iggy Pop… El resto tendrás que confirmarlo tú con tus propios oídos. Un consejo: Cosmonauta, mejor en las distancias cortas: “Cuando tocas hay que irse a otro lado. Es una huida. Suena la música y te vas de viaje. Cosmonauta empieza en el momento que tocas.” ¿Te apuntas a este viaje?

www.cosmonauta.eu

texto: Nerea Monescillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *