Playa Cuberris. La última banda de rock n roll

playa cuberris

 

 

 

 

 

 

 

Estos chavales lo parten. Punto. Fin de la cita. Realmente no se debería tardar mucho más en escribir y explicar si una banda merece una escucha serena y detenida, o si por el contrario, todavía no ha llegado su momento. Pues bien, Playa Cuberris se acaban de ganar ese derecho con la publicación de su segundo trabajo, Entrar a matar (Entrebotones 2017), un disco en el que la manida declaración de intenciones cobra más sentido que nunca.

 

Pongámonos en antecedentes. Los rockeros somos una tribu, rara y no especialmente mayoritaria, pero consecuente y pasional. Y aunque sintamos devoción por los clásicos, necesitamos creer que las nuevas generaciones nos salvarán una vez más de tanta mediocridad musical. No pedimos mucho realmente: Un sonido poderoso, conocer tu instrumento, un buen saber hacer, una actitud coherente y desafiante, por qué no decirlo, y ser capaz de emocionar a tu público.

 

Aquí es donde entra Playa Cuberris, una banda emergente a la que le ha llegado su hora. Con un discurso heredero de los Tequila (70s), Radio Futura (80s), Platero y Tú (90s) o M-Clan (00s), junto con las vivencias de su generación actual, con una devoción claramente manifiesta por los iconos del grunge, Pearl Jam y un buen gusto a la hora de hacer grandes medios tiempos, canciones emocionantes y con empaque, ganan muchos puntos con el cambio de dirección realizado desde su debut, “Bienvenidos a Ningún Lugar” (2013).Aquel año, la formación madrileña produjo junto a su paisano Juan Blas, cantante de Nothink, un trabajo noventero, con aires frescos y desenfadada actitud.

Apenas tres años después “Entrar a matar” les conduce con sobriedad a un lugar donde las ideas claras suelen llevarte al éxito. “El rey de la ciudad”, “Furia nuclear”, “Huracán”, “Grifo y gas” o “Blues de nevera” son la espina dorsal de un sonido evidentemente americano, que en ningún momento cae en la petulancia de lo que conocemos como ‘americana’ sino que encuentra su acomodo en la traducción natural que solemos hacer de ese lenguaje en nuestro país.

 

Muchos asociaréis(-emos) el timbre de voz de Pedro Girón con Carlos Tarque, y bienvenidas sean las comparaciones con el mejor cantante de soul-rock de nuestro país, pero para qué hacer pública nuestra ignorancia, que tampoco nos lleva a buen puerto, no nos quedemos ahí. Tarque es The Faces, es puro Rod Stewart. Si queréis ubicar a Girón acertaréis si lo situáis un poquito más cerca de Eddie Vedder.

 

Más allá, los matices que nos ofrecen en este disco nos atisban la posibilidad de estar ante un grupo con bastantes y buenos recursos sonoros, bien sea por el guiño al indie-rock festivalero de “Luces de Neón”, el sonido actualizado, puro 2000 de “Viejo amigo”, donde es más patente la influencia de su productor Eduardo Molina (SCR, Tomaccos, Idealipsticks), devoto seguidor de la religión de Jack White, bien sea por el corazón fronterizo de “María Isabel” o los fraseos cercanos al funk de “Viernes verdes”. Incluso por las baladas “Locos de atar” y “Quizá”, que nos constatan que es en los tempos más tranquilos donde se aprecia mucho mejor el sonido Pearl Jam.

 

Aquí es donde entra Playa Cuberris, una banda emergente a la que le ha llegado su hora. Con un discurso heredero de los Tequila (70s), Radio Futura (80s), Platero y Tú (90s) o M-Clan (00s), junto con las vivencias de su generación actual, con una devoción claramente manifiesta por los iconos del grunge, Pearl Jam y un buen gusto a la hora de hacer grandes medios tiempos, canciones emocionantes y con empaque, ganan muchos puntos con el cambio de dirección realizado desde su debut, “Bienvenidos a Ningún Lugar” (2013). Aquel año, la formación madrileña produjo junto a su paisano Juan Blas, cantante de Nothink, un trabajo noventero, con aires frescos y desenfadada actitud.

Apenas tres años después “Entrar a matar” les conduce con sobriedad a un lugar donde las ideas claras suelen llevarte al éxito. “El rey de la ciudad”, “Furia nuclear”, “Huracán”, “Grifo y gas” o “Blues de nevera” son la espina dorsal de un sonido evidentemente americano, que en ningún momento cae en la petulancia de lo que conocemos como ‘americana’ sino que encuentra su acomodo en la traducción natural que solemos hacer de ese lenguaje en nuestro país.

Muchos asociaréis(-emos) el timbre de voz de Pedro Girón con Carlos Tarque, y bienvenidas sean las comparaciones con el mejor cantante de soul-rock de nuestro país, pero para qué hacer pública nuestra ignorancia, que tampoco nos lleva a buen puerto, no nos quedemos ahí. Tarque es The Faces, es puro Rod Stewart. Si queréis ubicar a Girón acertaréis si lo situáis un poquito más cerca de Eddie Vedder.

 

Más allá, los matices que nos ofrecen en este disco nos atisban la posibilidad de estar ante un grupo con bastantes y buenos recursos sonoros, bien sea por el guiño al indie-rock festivalero de “Luces de Neón”, el sonido actualizado, puro 2000 de “Viejo amigo”, donde es más patente la influencia de su productor Eduardo Molina (SCR, Tomaccos, Idealipsticks), devoto seguidor de la religión de Jack White, bien sea por el corazón fronterizo de “María Isabel” o los fraseos cercanos al funk de “Viernes verdes”. Incluso por las baladas “Locos de atar” y “Quizá”, que nos constatan que es en los tempos más tranquilos donde se aprecia mucho mejor el sonido Pearl Jam.

 

Dinero. Rock de estadio

A final de mes aparecerá en la calle el segundo disco de Dinero, la banda con más proyección de rock de nuestro país. De Rock con mayúsculas, nada de pose, ni actitudes de cara a la galería, nada de pintas ni declaraciones que los sobrevaloren. Tampoco tienen padrinos. Ellos sólo necesitan 90 minutos para convencerte de que están llamados a ser unos grandes y que el suyo es un caballo ganador.

Sigue leyendo

Love of Lesbian: El adiós de John Boy

1999 (o cómo generar incendios de nieve con una lupa enfocando a la luna) (09) fue uno de los discos hechos en nuestro país más carismáticos de los últimos tiempos y la banda barcelonesa Love of Lesbian su artífice. Suya fue también una de las giras más largas (tres años duró) y es la que nos trae La noche eterna. Los días no vividos (Music Bus), su séptimo álbum.

Sigue leyendo

Bruce Springsteen. La ansiada gira del Boss recala por fin en Madrid

Bruce Springsteen bien puede ser considerado el gran héroe del rock ‘n’ roll, el dios hecho hombre que habita entre nosotros. Con Wrecking Ball, su último disco, ha conseguido alcanzar a Elvis Presley en la lista de artistas con mayor cantidad de discos en el número 1 en EE UU (10), sólo por detrás de The Beatles (19) y Jay-Z (12), lo que da una muestra de lo agigantada que es su leyenda.
Sigue leyendo

Porta: “Siento que desaparecen las críticas y me respetan más”

Casi 24 años tiene Christian a.k.a. Porta y una vez reposados los polvos que levantó su debut, tan masivo en la red como mediático, vuelve con un nuevo trabajo, Reset [PIAS] Spain, más maduro, más relajado, pero sin pelos en la lengua, como siempre, empezando por la discográfica anterior, Universal, con la que acabó mal: “Primero sutilmente, para llegar a más público, me forzaron a hacer colabos con peña ajena al rap, Sigue leyendo

El fin de gira de Las Hojas Secas es la excusa para asistir a la mejor lección de rock actual

Hay conciertos recomendables y conciertos que son imprescindibles si tienes en la sangre algo más que horchata. Esos conciertos en los que sabes que va a haber magia y en los que te sientes como si asistieras a la última gran revolución. En el Ochoymedio (Sala But) el próximo 9 de junio, se darán cita dos de las mejores bandas de rock de la actualidad de nuestro país, y una tercera que está causando este 2012 un grandísimo sabor de boca. Sigue leyendo

Fira Fem: “Las canciones ofrecen lo que somos a bocajarro, con la piel desnuda”

Son una de las revelaciones del 2012 y es que su primer disco, Aedificatoria (Aloud) se presenta como una bocanada honesta y segura de reverbs, sintes y frecuencias. Una atmósfera que no sólo recuerda a Caribou o Animal Collective, donde todas las críticas hacen hincapié, sino que respira tangencialmente también por MGMT en su parte más psicodélica: “Siempre hemos pensado que las referencias (preferimos decir influencias) no son algo exclusivo del momento por el que estás pasando, sino que por el contrario, dependen de un todo, y éste incluye grupos que escuchabas en la adolescencia y también música que ponían tus padres en casa mientras gateabas por el suelo”, nos comentan. Sigue leyendo