Arctic Monkeys, no impresiona lo que hacen, sino lo que pueden llegar a hacer


Qué pequeñitos eran en la foto y cómo han crecido, y no me refiero físicamente. El 27 de enero (Palacio Deportes Madrid) vuelven a nuestro país (siempre por estas fechas) los Arctic Monkeys, esta vez para presentar su último trabjo, Suck It And See. Nadie a estas alturas pone en tela de juicio la calidad que atesora la banda comandada por Alex Turner, ese último gran héroe, no portavoz de su generación, sino adelantado a la misma. Hay quien dice que es el mejor disco porque ha aunado lo mejor de sus dos vertientes, aunque fueron Whatever People Say I Am, That’s What I’m Not o Humbug (los dos extremos) los que más pasiones levantaron. Con este disco desde luego vuelven a tender la mano a sus fans más indies, con canciones como The Hellcat Spangled Shalalala, She´s Thunderstorms, en su momento más sixty, con efectivas guitarras, muy curradas (tónica general) o That´s Where You´re Wrong que cierra el plástico con atmósferas enclavadas más en el post-punk, mientras que Don´t Sit Down ‘Cause I´ve Moved Your Chair, All My Own Stunts o Brick By Brick enganchan con facilidad con los seguidores más duros, aquellos que aplaudimos su pasado trabajo con Josh Homme (Queens of the Stone Age), nuestro espartano favorito. Lo dije hace años (tras The Last Shadow Puppets) y lo mantengo aunque siempre me repita, con Arctic Monkeys no impresiona lo que hacen, sino imaginar lo que pueden llegar a hacer con la progresión que llevan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *