Alondra Bentley: “Me gusta más tocar en un horario de mañana, para niños, que un concierto de noche en una sala”

La angloespañola acaba de publicar su segundo disco, Sings for Children, it´s Holidays!, pensado y hecho para niños, donde desarrolla una vertiente naif en la que se halla muy cómoda, mientras prepara para el 15 de octubre, The Garden Room, su tercer trabajo.

– Sings For Children, It’s Holidays! (Gran Derby) es un disco infantil, para niños, ¿por qué?
– No es un disco al uso, es verdad. Pero en el último año estuve haciendo shows para niños, cuentacuentos… siempre actividades con canciones, y me apetecía hacerlo.

– La crisis obliga a reinventarte y salir del circuito tradicional, ¿no?
–  Del primer disco, Sugarman era una adaptación de la literatura infantil, y en The Garden Room también habrá otra, o sea que no es nuevo. Pero sí te puedo decir que me gusta ese horario por la mañana, para niños, más que de conciertos por la noche.

– The Garden Room será tu tercer disco y saldrá en octubre. Háblame de él.
– Lo grabé con Josh Rouse en Río Bravo, y es un disco que habla sobre la familia. Tiene más riqueza en arreglos, letras más complejas. En Ashfield Avenue ya había muchas canciones sobre mi familia y mi infancia, y con The Garden Room la temática es esa, pero más explícita y más desarrollada. Está dedicado a mis ancestros, tras la muerte de mi madre, estuve investigando en aquella familia que no conocía. Y la familia me apasiona, cada una tiene unos códigos personales, únicos, con desastres totales y relaciones estrechas, la mía, la de todos.

– Me da la sensación entonces que son dos proyectos diferentes.
– Están pensados para dos públicos diferentes, Sings For Children… es más naif, cosas muy simpáticas, fáciles para un niño, con muchos vibráfonos… Teníamos claro el sonido desde el principio pero tuvimos que ir simplificando sobre la marcha.

– Y salió a mediados de julio, una mala fecha para la industria. Es más como un capricho.
– No es un disco pensado para el circuito normal. Sí, es un capricho, fue idea de Gran Derby, que me miman mucho (sonríe). Lo quisimos sacar para el día 2 con las vacaciones, y por eso es lo más lúdico posible, pero se atrasó.

– ¿Qué tal reaccionan los niños al ser en inglés? Me da la impresión que mejor que los adultos.
– Mi experiencia es que sí. Los padres están más concienciados con que hay que aprender inglés.

– ¿Y se vende un disco así?
– Los padres que para ellos mismos no se lo comprarían, sí lo hacen para sus niños, y de día, no tras tomarse 3 gin-tonics que se lo piensan más. Las salas y bares no son el sitio adecuado para vender discos. Muchos conciertos de mi primera gira fueron en teatros, y es donde más se vendieron, seguro”.

– También es una gran idea para acercar a los niños a la música.
– Cuando más me volví loca con la música fue con 14, 15 y 16 años, me parece una locura no poder entrar a ver un concierto hasta los 18.

– ¿Y no te parece que hay un poco de moda? Hay mil cosas para ellos.
– No sé si es una moda, pero me parece fantástico que cada vez haya más cosas para niños, en otros países hay muchísima más atención.

– Otra moda, esa que os ha metido en el mismo saco a las chicas folk con guitarra, me da que tú siempre te has mantenido fuera de focos.
– Creo que ninguna de las chicas nos identificamos, y si se me mantiene al margen, considero que es bueno. Esta agrupación es una moda, no me siento cómoda con algo tan pasajero.

– Te veo bien en general, contenta, ¿hay algo que te preocupa?
– Llevo una temporada estrujándome la cabeza para saber cómo voy a sobrevivir tal y como está para los músicos.  Si en otoño van a pasar cosas en la calle, es imprescindible estar allí. Pero me da que todo el mundo está muy dormido.

www.alondrabentley.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *